sábado, 16 de junio de 2012

En Piantón

Nos encontramos en la parte más interior de la Ria del Eo, donde desemboca el río Eo.
Saliendo de Vegadeo hacia Oviedo y  cogiendo  la carretera que lleva a Boal se bordea el rio Suarón a lo largo del cual han hecho unas zonas recreativas y de paseo preciosas.










Antes de haber recorrido un kilómetro, en Piantón, nos encontraremos en Casa Jano, un buen sitio donde pararse a comer si ya tienen fatiguita.

Hace ya mucho tiempo que conocemos este sitio, y de hecho cuando está la familia al completo nos gusta venir, más que nada por la carne ya que todos somos carnívoros.

En cuanto llegamos nos recibe Lucas, el jefe de sala siempre atento a todos los detalles; en la parrilla manejando las viandas como jefe asador está Alfredo y en la cocina Angel Luis al que no tengo el gusto de conocer, todavía.

He preguntado, como es inevitable, por la procedencia de la carne (sé  que en nuestra zona no se deja crecer mucho a los terneros) ya que nos inclinamos a tomar carne de buey, que nos comentan es danesa,  y añado que exquisita, sabrosa y tierna como mantequilla, por cierto.

También he hecho hincapié en el pan, la primera tentación que ponen ante nuestros ojos. En realidad el pan de toda la contornada es bueno, muy bueno, y es que esta zona hay mucha movilidad en el reparto: por delante de mi casa pasan a lo largo de la mañana unos cuantos furgones de diferentes lugares; este es de Taramundi, con una miga jugosa y suculenta y la corteza no demasiado espesa pero muy crujiente.

Estos día estoy yo con ganas de sopa y he pedido la de cocido con fideos tirando a gruesos y con tropezones, como me gusta.

Nos han servido un revuelto de oricios y algas muy bueno y bien presentado, aunque para mi gusto le sobraba la tinta de calamar que oculta el color de las algas.

La carne, un kilo aproximadamente de chuletón de buey, con el corazón rojo, como tiene que ser, y con un delicado toque a ahumado, nos supo a gloria bendita.

La variedad de postres caseros, fué un desafío a la indecisión. Me he podido contener, pero a mi lado se han tomado un requesón batido con nata, al que de propina, le han añadido una generosa cantidad de miel.

Para descargar un poco la mala conciencia y ayudar a la digestión decidí darme un pequeño garbeo alrededor del puente romano de Piantón y de paso hacer unas fotos de recuerdo.

En tan mal momento me puse al trabajo, que una cortina de agua empapó a esta que les cuenta y casi arruina la cámara.

¡Pero la lluvia también tiene su encanto en esta tierra y……mucho me gusta!

domingo, 10 de junio de 2012

Las Cruces de Mayo








La *patrona* de mi ciudad es la Santa Cruz  y su patrón es Santiago el Mayor, que es de donde toma su nombre, Santa Cruz de Santiago de Tenerife.




La Cruz, que da nombre a la ciudad es la que plantó al desembarcar en las costas de Añaza, el Adelantado Fernandez de Lugo en 1494, que se conserva guardada en la Iglesia  de la Concepción y se saca en procesión el día 3 de Mayo, día de la Cruz

































El día 25 de Julio de 1797 se produjo el mas importante suceso de la historia de la ciudad, la victoria sobre las tropas británicas lideradas por Horacio Nelson, que perdió un brazo en esta batalla. El cañon que hizo este disparo, el cañon Tigre, se conserva hoy día y puede verse en el museo.













Fue
 el rey Carlos IV, quien en el año 1803, otorga el titulo de "Muy Leal, Noble, Invicta y Muy Benéfica Ciudad, Puerto y Plaza de Santa Cruz de Santiago de Tenerife.










Durante este mes se suceden las celebraciones populares ya sean romerías, bailes de magos, concursos de comidas típicas, exposiciones de flores y lo más representativo: Las cruces de Mayo.



Este año se han incorporado a estas exposiciones la mayoría de los colegios del municipio, añadiendo su granito de imaginación a estas composiciones. 





¡Disfruten de estas imágenes y cuando puedan vengan a pasar las fiestas de Mayo!  Les esperamos.


viernes, 8 de junio de 2012

Paseo por los Oscos




En esta ocasión nos dirigimos desde Vegadeo, en el vértice de la Ria del Eo, hacia el interior por La Garganta.











Simplemente un paseo, no es nuestra intención ver nada concreto, no tenemos una ruta determinada ni problemas horarios.









Subimos hacia Santa Eulalia de Oscos, una subida importante en cota, pero no tanto en kilómetros, durante los que uno va disfrutando de la panorámica que nos ofrecen los valles que se suceden y de la Ria que vamos dejando atrás.





A medida que ascendemos las cimas se muestran erosionadas por el castigo de los vientos y aparecen en la carretera las señales medidoras de la nieve, tan necesarias en invierno por estas vías.

No ha sido invierno lluvioso ni demasiado crudo, pero los ríos bajan con caudal que nos proporciona una grata visión de frescura y vida.

Disfruto contemplando las construcciones en piedra oscura, tanto los más humildes lavaderos de ropa como los importantes “casonas-palacio” que con el paso del tiempo se han ido abandonado.








Hemos hecho un alto en San Martin para tomar un tentempié en La Marquesita, un restaurante situado en medio del pueblo, donde un simpático joven nos atendió muy amablemente y  dijo: en temporada baja no tenemos muchas cosas.





¡No queremos muchas cosas….lo que haya! Un caldo hecho con berza rizada y un filete de ternera muy bien preparados ambos y de postre, requesón de Taramundi con miel de Teixois.



¿Sencillo…. si; mejorable…. no?



He aprovechado para hacer una fotos a la Iglesia que está rodeada de un precioso atrio cubierto y a la bonita portada del  Ayuntamiento . Unos kilómetros más adelante, el Palacio de Mon me produjo gran tristeza  ver el estado de abandono en que se encuentra lo que en su día debió de ser una importante casa blasonada.

Llegamos hasta el embalse de Grandas de Salime y lo que más me impresionó de él fueron las construcciones fantasmagóricas en los acantilados de la montaña, restos las instalaciones de cuando se construyó a partir del  año 1946, y donde trabajaron alrededor de 3500 obreros. Se inauguró en 1954.

Existe un curioso mirador, desde el que se divisa el salto, al que se accede por un pasadizo con puerta metálica, al que  llaman “la boca de la ballena”.


Nosotros empezamos el descenso y les dejo con las fotos....