domingo, 3 de junio de 2012

Mirando al mar


Para los de mi generación, la playa de Las Catedrales es una de las muchas que hemos disfrutado siendo jóvenes; la conocemos de arriba abajo y la hemos pateado hasta el cansancio cuando las mareas bajas y las mareas vivas nos permitían pasar de unas a otras, ya que antes no estaban habilitadas las bajadas como ahora.









Ya hace años que prácticamente solo vengo en verano, y no suelo ir mucho, ya que como mucha gente sabe, se ha convertido en tour de excursiones y parece un monumento a visitar mas que una playa: ahora lo habitual es ver turistas vestidos e incluso se dirige el tráfico de subida y bajada a la playa.

Aún así, el espectáculo de estos monumentos naturales merece la pena, estos acantilados sobrecogen a los no acostumbrados a verlos.
En la parte alta de los acantilados podemos encontrar un paseo peatonal que va bordeando la costa durante varios kilómetros, si tienen la oportunidad no dejen de caminarlo.


Nos ha coincidido con la hora del almuerzo y recalamos en el Restaurante Las Catedrales donde elegimos comer en la terraza a escasos metros del acantilado y con el Cantábrico de frente.

Somos recibidos muy amablemente por un camarero, de los de la antigua escuela, discreto, correcto, simpático y muy profesional que nos recomienda la ensalada especial de la casa y añadimos el pulpo, la carne asada (muy tradicional de nuestra zona).
La ensalada, con frutas como melón, manzana, naranja, va acompañada de anchoas, salmón y langostinos, realmente buena y original. El pulpo muy bueno con un fondito de caldo que hace fundir el pimentón con las patatas.


Y por fin, la carne asada, tierna, jugosa y exquisita, con las patatas fritas bien impregnadas en el jugo de la carne...uhmm todo un manjar.

Siempre que puedo me gusta echar un vistazo por las entretelas de los establecimientos y no he podido irme sin felicitar a la cocinera, que como el mundo es un pañuelo, resultó que Angélica es paisana mía y trabajó con mi madre hace tiempo.




He prometido volver y lo haré, y a ustedes les invito a visitar este norte donde todos los sentidos se recrean. ¡Se lo recomiendo!


5 comentarios:

Debora de lucas dijo...

que preciosidad de lugar¡¡¡

Helena dijo...

Isabel, entre Ribadeo y la playa hay un pueblecito muy pequeñito (como a 5 kms.) no mme acuerdo de su nombre, en ese pueblo en el restaurante de la cofradía de pescadores (sencillo)he comido yo el mejor arroz caldoso con bogavante de mi vida.. y tirao de precio. Si no has ido nunca te lo recomiendo.
La playa, que quieres que te diga, la playa más espectacular que he visto nunca.. Pásalo bien. Un beso!!

Lamboadas de Samhaim dijo...

Helena, el pueblo al que te refieres es Rinlo, que pertenece también al municipio de Ribadeo.
En cuanto a la Cofradía,conozco ese sitio desde que lo regentaba mi amiga Mari Carmen +, que puso de moda el famoso arroz.
De las playas lo que te diré es que cada una tiene su encanto y todas son preciosas.
Un abrazo

La dieta mediterranea de Carmen dijo...

k sitio tan precioso, me recuerda a las calas de mi tierra, el norte es precioso y se come de lujo, vaya vistas..estas teniendo una suerte bárara con los días de sol.

Muaks

Ana - Una Miajica de Sal. dijo...

Unas fotos fantásticas!!! Disfruta :) Besos

Publicar un comentario